Tag Archives: reflexión

Carta a mi Padre.

Papacito mío, de todo mi corazón

en este día de ofrezco

todo mi amor

todas mis palabras

todos mis anhelos

toda mi ilusión

en una palabra todo lo que soy.


Londres, Reino Unido, a 15 se Julio de 2020

 

… y así es como en mi memoria conservo aquellas palabras que quizá no sólo están memorizadas, sino también tatuadas en mi corazón, fue  un recuerdo vago de los 4 años que hoy en día forma parte de quién soy.

…con la fortuna de conocerte, hoy te agradezco lo que alcanzo a comprender a mi corta edad: La educación y cuidados que me ofreciste. El respeto que me tienes; el amor que sembraste y que de igual forma ahora puedo cosechar en mi, por heredarme tu libros, por compartirme tu nombre, por contarme tu historia, por regalarme las cartas de Vita.

Tengo la fortuna de ser quien te enseñó a ser papá. Agradecido por siempre de lo que con ayuda de mamá me ofreciste.

Hoy en tu cumpleaños estoy físicamente del otro lado del mundo, escribiendo nuevos capítulos en mi vida, dominando un idioma, comprendiendo una cultura, construyendo más pisos a mi vida, cultivando mi profesión y disfrutando la felicidad. Te extraño, pero estoy tranquilo porque habitas en mi corazón, te admiro porque me pareces un ser que con tu particular historia has logrado cosas muy bonitas, con el poquito tiempo que tuviste a tu papá en tu vida aprendiste a ser un buen papá, y creo que Vita hizo como mamá un esfuerzo colosal para dar lo mejor de sí a sus 8 hijos, y tu hiciste lo tuyo para hoy poder con orgullo decir que has tenido una vida maravillosa, una esposa que te ama, hijos que te respetan, una profesión, un negocio, vacaciones a la playa, vacaciones a otros países, una casa muy bonita, salud, retos, una familia y muchas historias por contar de lo que han sido 74 años.

 

disfruta lo que viene en la vida papá

Feliz cumpleaños. Estoy bien. Y te amo mucho

 

Esta es una carta pública del amor que siempre te tendré.

Quique (el mejor hijo favorito número uno Niño que solo quiere ser él y nada más que él, adolescente difícil y enojado, y adulto hoy renovado y pleno).

 

El prólogo de mi vida.

Hoy tengo la impresión de que todo lo que he vivido hasta el día de hoy fue un hermosos prologo, un descriptivo prólogo, breve, con unas cuantas lágrimas y muchas sonrisas. Un prólogo que da hoy la bienvenida al resto del libro.

Disfrutemos nuestros prólogos y abramos las páginas en blanco de nuestra vida para escribir en ella capítulos en donde la historia, nuestra historia, nos lleve a nuestro final feliz.

Jorge.

 

 

Educar nuestras emociones empieza en casa.

La salud mental, que tantas veces se menciona ser tan importante como la salud física, es no solo cuestión de ir al psicólogo o psiquiatra, es una cuestión de educación familiar. Es importante aprender dentro de la familia a hablar sobre este tema, educar sobre las emociones, sobre lo natural que es sentir enojo, alegría, envidia, rabia… emociones que despiertan sentimientos de venganza, de competencia… y que alimentan nuestras motivaciones, ilusiones, sueños y planes a futuro.

Es por ello que dentro de la familia es donde aquella trillada pregunta, que se piensa se hace siempre en terapia, debe existir: ¿y qué te hace sentir ? Muchas veces el error en el cuidado de la salud mental reside en deducir lo que el otro siente, “está enojado porque tiene tarea”, “está celoso porque nació su hermanito”, “se puso borracho porque extraña a la exnovia”, por empatía podemos deducir lo que el otro siente y varias veces estaríamos en lo cierto, pero, y ¿cuándo no es correcta nuestra interpretación?

Hablar de las emociones resultaría positivo porque se expondría lo que se siente, lo que se piensa y el cómo se entiende el mundo, y a partir de ahí iniciar la conversación entre hijos, padres, esposos o nietos, educándose y educando en el tema de la salud mental.

El discurso que escuchamos varias veces como psicólogos, nos lleva a descubrir que hay pacientes que no saben hablar de sus emociones, que se les adjudicaron sentimientos que en realidad no tenían, personas presionadas por secretos familiares y por una imposibilidad para hablar de lo que sienten, o peor aún de conectar el discurso con la emoción, personas que cuentan historias verdaderamente tristes pero sin lágrima alguna en su rostro, y viceversa, pacientes con momentos muy alegres pero padeciendo y culpándose de poderlos disfrutar. Todo esto en el ambiente familiar en cierta forma se fue normalizando, y es lo que con el tiempo fue afectando la salud mental.

Hablar sobre las emociones dentro de la familia facilitaría cuando alguien acude al psicólogo el hablar de un tema que en familia ya ha sido hablando, convirtiendo así el espacio de la terapia en un espacio que no genere ansiedad ante la situación de exponer lo que nunca se habla en casa. Quizá de ahí venga la broma a esta pregunta: ¿y cómo le hace sentir eso?, convirtiéndola así en una tontería de pregunta y no en un cuestionamiento sobre el por qué nadie me lo había preguntado en casa.

La comparación no es del todo exacta, pero es similar a cuando preguntamos por cuestiones físicas: ¿por qué te duele la cabeza?, ¿comiste?, ¿en dónde te duele?, ¿desde cuándo?, ¿será que tienes migraña?… y que es menos agresivo que decir solamente: te duele la cabeza porque tuviste mucho trabajo. (Insisto, pudiera ser acertado, pero y ¿cuándo no lo es?).

Empieza por preguntarte cómo te sientes y de igual manera pregunta en familia cómo se sienten. 

Compartan, comparte, no es fácil escuchar emociones pero se puede aprender y así educarnos sobre la salud mental. 

Comidita para el corazón.

Quiero contarles lo que acaba de pasar hace unos minutos.

Personajes: Señora de Oaxaca y Yo

Lugar: Mi consultorio

Entra una señora a la clínica, desde la puerta ofrece pulseras, apenada me pregunta si puede pasar, lo hace casi con miedo.

YO: Pásele señora.

Comienza a mostrarme las pulseras, son de esas tejidas y de chaquira…

Yo: de donde viene?
Sra.: de Oaxaca
Yo: y qué hace hasta acá.
Sra.: buscando donde compren lo que vendo.
Yo: tan lejos?
Sra.: si, es la necesidad

Platicamos de las pulseras, de cómo las hace, me queda claro que ella las hace, es una ARTESANA MEXICANA, y viene hasta la puerta de mi trabajo.

Elijo dos pulseras… Y le pregunto: “y cuánto cuestan?”

Sra.: 25 cada una
Yo: deje voy y traigo el dinero
(regreso) … Y las personas le regatean?
Sra.: sí, dicen que porque no hay dinero. En realidad son de 35 pero ya mejor las dejo a 25 a ver si así no regatean.

(la señora se ve humilde, cansada!, asoleada, aterrada, y carga bultos en sus hombros, es inevitable que se haga un nudo en la garganta)

Yo: tenga (le doy un billete de 50 y uno de 20)
Sra.: me regala estos 20 pesos?? (sorprendida y claramente sonriente)
Yo: No, no se los regalo,es lo que vale su trabajo, 35 y 35 son 70. No deje que los demás le den valor a su trabajo.
Sra.: dios se lo pague con mas, mucho mucho mas, gracias, muchas gracias. Va a ver luego que le va a dar Dios mas! La gente no es como usted señor. (único momento incómodo de la plática, que la señora me dijera señor)

(
SI EL GOBIERNO NO VA A VER POR SU PUEBLO, A NOSOTROS NOS TOCA VER POR NUESTRO PUEBLO. Ese es el motivo por el que a mis alumnos les enseño todo lo que puedo. A mis colegas les ayudo y prepararse para que den talleres. A mis pacientes no les digo cómo o qué hacer, que ellos lo hagan y aprendan a cuidarse solos. Si el gobierno no va a ver por los pobres nos toca a nosotros ver por ellos.
)

Sra.: … ” de veras”, ojalá valoren mi trabajo los demás.
YO: valorelo usted y ya no lo ande malbaratando.
Sra.: (sonríe) y luego yo tan lejos…
Yo: extraña Oaxaca?
Sra.: si (guarda sus cosas y se va…

Pd. Mely, hoy estrenas pulsera 🙂

Discriminar está muy mal.

La discriminación es un problema que debe hablarse y confrontarse, callarlo nos convierte en parte del problema. Socialmente se están presentando movimientos, y formar parte de ellos será vital para que el cambio se dé con el paso del tiempo, a la par es importante hablar del tema dentro de la familia, reflexionarlo y no permitirlo. Las familias logran con esta discriminación controlar, afectar y devaluar, desarrollando problemas graves en la autoestima. El machismo en México es un claro ejemplo de lo tóxico que puede convertirse el ambiente familiar. Discriminar no es gracioso, no es simple comentario, es grave y no debe de reforzarse. Cuando dentro de la familia este tipo de actos persisten es imperioso alejarse de el agresor estableciendo claros límites.

Ser de color, hombre, mujer, heterosexual, transexual, obeso, pobre, apartidista o cristiano  (o etc) debe respetarse.

Discriminar está mal.

Hogar dulce hogar.

Reflexión de media noche:

A lo largo de la vida cargamos con una maleta en la que hemos ido guardando valiosos tesoros:

recuerdos infantiles, juguetes, llantos, ilusiones, corazones secos, pensamientos, luces y oscuridades, sentimientos, muertes, salidas, mapas, amigos, navidades sorprendentes, cartas al niño Dios, secretos— muchos secretos… globos de fiestas, piñatas quebradas, bolsas de dulces, boletas de calificaciones, el regalo del diez de mayo de mamá y su cara cuando lo recibió, refugios, miedos, abandonos, comida!, sonrisas, miradas, abrazos, canciones de Shakira, canciones de todos, lagrimas del primer amor, lagrimas del último amor, sonidos, olores, sabores dulces y amargos!, números de celular, fotos adolescentes, borracheras, cartas en blaco, dinero, trabajos, rabia, zapatos y ropa… fama!, premios!, dolor, moda!, caricias, tenedores y cucharas, navajas, colmillos, aretes y broches…

palabras de mamá y de papá que dolían, palabras de mamá y papá que abrazaban…

pianos y violoncellos!, existencias, posters de nuestros artistas favoritos, imagenes de un partido de futbol, caras largas!, un mp3, un cassette, un cd, un disco de vinil, cri cri…

tormenta!, el sol y la luna, mentiras y nuestro traje de camaleón, flores y colores, fantasmas, sueños, el anhelo de estar con alguien para siempre…

Nostalgia! y soledad!

aire!

y sobre todo: VIDA….

propuesta: no te aferres a todo lo que en la vida has obtenido… lleva en aquella maleta lo que te permita ser feliz, elige bien y lo demás consérvalo como parte de tu historia.

deja algunas cosas a lo largo del viaje, para que no lastimes tu espalda… pero sobre todo para que puedas adherir cosas nuevas… Duele desprenderse de lo que tanto nos costó cargar por años… pero solo así podemos tener nuevas aventuras y un equipaje más acorde a quien somos en la actualidad!

Y así como avanzamos y disfrutamos la vida.