All posts by Jorge Enrique Dominguez Rios

Recuerdos del ayer.

2018- viajando conmigo mismo………..

Hace cerca de 5 meses tuve la oportunidad de viajar de nueva cuenta a Japón, y después a Corea del Sur. Ya antes había estado en Japón, y todo me había parecido muy novedoso, en aquel tiempo escribí algo sobre este viaje. Es así que hoy, escribo lo que se venía redactando en mi cabeza desde el día que regresé a Tierra Mexicana. Y quiero compartirlo aquí, esperando quizá alguna duda o alguna idea que se despierte al leerme.

Debo comenzar por decir que México tiene los colores y sabores más sorprendentes que existen en este planeta. Pero Japón y Corea del sur tienen lo suyo (y pensar que conocí tan poco de ellos).

Japón:

1. Ya me lo había advertido mi hermano, visitar Japón en temporada de Sakuras es la mejor decisión que uno puede tomar, todo se tiñe en tonos rosas, y todos conviven bajo un árbol de sakuras. La familia, los amigos el amor son importantes para esta fecha. Surge el deseo de convivir con la naturaleza, igual que como todos lo hacen. Se organiza un picnic, y al final del mismo todo vuelve a quedar limpio, una convivencia donde la naturaleza es la principal invitada.
2. Japón tiene buen clima en Marzo, llueve poco y un sueter es suficiente para el ligero frío.
3. Japón es económico y tiene excelente calidad en alimentos y hospedajes.
4. Definitivamente los japoneses son muy – muy coordiales con los extranjeros, y ser de México es “wow” para ellos, somos de muy lejos.
5. Las tiendas son muy pequeñas, pero hay de todo en ellas.
6. La tecnología es costosa pero en definitiva se encuentra lo último de lo último.
7. Hay tiendas de segunda de tecnología y prácticamente son aparatos en excelente estado- quasinuevos.
8. En Japón los jóvenes usan mucho el celular, a todas horas, y sabías que incluso en modo vibrador el obturador de las fotografías se escucha?
9. Los ancianos disfrutan mucho de los jardines, de la naturaleza, del viento, de platicar, del amor.
10. El aroma de Japón es muy peculiar.
11. Decretado, es indispensable visitar Hiroshima, no tiene sentido ir a Japón sin sentir cómo se cimbra la piel de pisar el parque memorial por la Paz ubicado en esta ciudad, seguro llorarás con alguna de las historias que ahí se cuentan, o por lo menos un nudo en la garganta experimentarás.
12. En Japón te quedas sin lenguaje, no tienes posibilidad de hablar o leer, entonces llega un momento en el que solamente te tienes a ti mismo, para hablar contigo mismo, descubrirte y lanzarte preguntas a ti mismo, lo cual llega en algún momento a ser muy interesante porque es como convivir con la mejor parte de ti mismo, y te conviertes en tu mejor amigo.
13. Japón genera una sensación de paz, el miedo y la paranoia de vivir en un país tan inseguro como lo es México (y aún más Zacatecas), se desvanece, y entonces regresar a México después de un mes es abrumador, y triste porque acostumbrarse a la paz y seguridad es reconfortante, caminar por calles solitarias y oscuras por la noche sin temor, dejar cualquier cosa en cualquier lugar y saber que ahí seguirá es como un sueño, en donde el respeto es indispensable para la cultura Japonesa.
14. En los museos se puede ver el esplendor de la cultura Japonesa, y hay mucho sobre la tradición de los Sakuras.
15. Un día, o quizá varios días se extraña la comida mexicana, pero principalmente a las personas que forman parte de mi vida diaria.
16. Te reconcilias contigo mismo después de caminar tanto, por lo mismo hay que llevar siempre unos buenos tenis que no se desbaraten con facilidad, como me pasó a mi.
17. Los helados en Japón, son muy muy, pero muy deliciosos, es un sabor que siempre se extraña.
18. Hay tanto rosa que es imposible no desear vestir algo de color de rosa, o por lo menos me pasó a mi.
19. El desamor se cura viajando, y de repente se sobre-escriben historias mas alegres.
20. Escuchas tanto hablar a los japoneses que llega un momento en el que pareciera que cantan, o tienen un ritmo natural al hablar, como música.
21. Los jóvenes se ven cansados al final del día de tanto trabajar.
22. es cierto, en los trenes y metro todos duermen, sin pendiente alguno.
23. La mayoría son delgados y suelen vestir de colores negros, azules, grises…. todo muy sombrío.
24. Japón: regresaría tantas veces pudiera.

Corea del Sur.

1. Hay mucha seguridad en este país, por todos lados.
2. Las ciudades que por lo menos visité en Corea del Sur (Busan, Seul y Gyeongju) no son muy limpias en comparación a como es Japón.
3. Hay tanto ruido como lo hay en Cd. Mx.
4. El tráfico es tan sufrible como en México pero los carros son de último modelo, y la gran mayoría cuenta con una cámara delantera que graba mientras manejan.
5. La comida que es transparente (algún caldo o verduras) es seguro que es sin sabor, más vale pedir algo que por lo menos tenga rojo.
6. El corea la carne es muy deliciosa.
7. Los jóvenes varones suelen ser “llenitos”, pintan su cabello de rubio, y algunos se maquillan, lucen bien.
8. Todos escuchan música, hay manifestaciones en las calles, el tráfico los hace sonar el claxon, la gente no siempre respeta las filas, en la escritura hay círculos, mientras que en la escritura japonesa no los hay.
9. Despiertas un día en Corea y sientes que estás bien porque te tienes a ti mismo, sales y sin lenguaje logras comer, llegar, encontrar, comprar, ser y deshacer.
10. Los programas de televisión son muy graciosos, aún sin entender lo que dicen. ese gangman style es un tipo gracioso allá, y es un ídolo musical
11. la música te hace sentir bien a todas horas.
12. Ser de México es aún más sorprendente para los Coreanos que para los Japoneses.
13. Recomiendo ser más abusado en Corea, porque aquí también les gusta la transa.
14. Para cuando estuve en Corea del Sur, la tensión política entre las dos Coreas era grande, y en la frontera con Corea del Norte hay muchos requisitos (larga historia y larga caminata para llegar hasta ahí).
15. La distancia borra algunos recuerdos del desamor.
16. Corea del Sur: mucho color, parece en muchas cosas a México.

Fue grato durante aquel mes fuera de México, tener la compañía de tantos amigos, pues haciendo uso de las redes sociales siempre era bueno un saludo, aún y con lo complicado de la diferencia horaria. Sin duda viajar algo bueno trae a la vida, al alma, a los recuerdos…
Sigue en mi mente aquel dilema sobre el día que no viví y el que viví dos veces!!! jajaja

Al regresar a México, a los dos meses de haber dejado Asia, tuve la dicha de estar en el Estado de Oaxaca, y sin duda tenemos cosas bellas en este país, sin embargo la crisis social y pensar en ocasiones de más me provocó las tristezas resultantes de la corrupción que invade a este país y de la que algunas veces hay que ser parte para no ser arrollado por ella. Sin embargo en los aromas de México descubrí de donde vengo… por fortuna de una familia amorosa. Dias después de Oaxaca, me embarqué a la CD. MX. y en el museo de antropología e historia, pude en un suspiro volver a sentir lo que es ser de México, y tener la fuerza de hacer algo por este país. Seguir poniendo mi pequeño granito de arena, ayudando a aquellos que buscan en mi consultorio la paz, conocimiento y y luz que calme sus dolores… y en clases educando a grandes alumnos que serán colegas en pro de la salud mental.

para finalizar… Después de convivir con tanta naturaleza, conmigo mismo, con mi hermano, con otra comida y hasta otra moneda, se depura el alma, te das cuenta que prescindes de muchas cosas, y sin saber que estás viviendo algo extraordinario, porque ciertamente se llega a ser muy inconsciente de la fortuna que se tiene por una experiencia así, la vida va tomando otro rumbo, seguro vendrán nuevos planes, el mar se verá distinto y hasta la vida tendrá otro color… y sin saber lo que me deparaba el destino aquel viaje me llenó de amor a la vida… y hoy escribo estas lineas mientras se teje otra historia y se planean otro viajes, pero eso aún está en el tintero.

I&K——-> moment to say goodbye to the: bad dream…

Carta a mi Padre.

Papacito mío, de todo mi corazón

en este día de ofrezco

todo mi amor

todas mis palabras

todos mis anhelos

toda mi ilusión

en una palabra todo lo que soy.


Londres, Reino Unido, a 15 se Julio de 2020

 

… y así es como en mi memoria conservo aquellas palabras que quizá no sólo están memorizadas, sino también tatuadas en mi corazón, fue  un recuerdo vago de los 4 años que hoy en día forma parte de quién soy.

…con la fortuna de conocerte, hoy te agradezco lo que alcanzo a comprender a mi corta edad: La educación y cuidados que me ofreciste. El respeto que me tienes; el amor que sembraste y que de igual forma ahora puedo cosechar en mi, por heredarme tu libros, por compartirme tu nombre, por contarme tu historia, por regalarme las cartas de Vita.

Tengo la fortuna de ser quien te enseñó a ser papá. Agradecido por siempre de lo que con ayuda de mamá me ofreciste.

Hoy en tu cumpleaños estoy físicamente del otro lado del mundo, escribiendo nuevos capítulos en mi vida, dominando un idioma, comprendiendo una cultura, construyendo más pisos a mi vida, cultivando mi profesión y disfrutando la felicidad. Te extraño, pero estoy tranquilo porque habitas en mi corazón, te admiro porque me pareces un ser que con tu particular historia has logrado cosas muy bonitas, con el poquito tiempo que tuviste a tu papá en tu vida aprendiste a ser un buen papá, y creo que Vita hizo como mamá un esfuerzo colosal para dar lo mejor de sí a sus 8 hijos, y tu hiciste lo tuyo para hoy poder con orgullo decir que has tenido una vida maravillosa, una esposa que te ama, hijos que te respetan, una profesión, un negocio, vacaciones a la playa, vacaciones a otros países, una casa muy bonita, salud, retos, una familia y muchas historias por contar de lo que han sido 74 años.

 

disfruta lo que viene en la vida papá

Feliz cumpleaños. Estoy bien. Y te amo mucho

 

Esta es una carta pública del amor que siempre te tendré.

Quique (el mejor hijo favorito número uno Niño que solo quiere ser él y nada más que él, adolescente difícil y enojado, y adulto hoy renovado y pleno).

 

El prólogo de mi vida.

Hoy tengo la impresión de que todo lo que he vivido hasta el día de hoy fue un hermosos prologo, un descriptivo prólogo, breve, con unas cuantas lágrimas y muchas sonrisas. Un prólogo que da hoy la bienvenida al resto del libro.

Disfrutemos nuestros prólogos y abramos las páginas en blanco de nuestra vida para escribir en ella capítulos en donde la historia, nuestra historia, nos lleve a nuestro final feliz.

Jorge.

 

 

Materiales para la hora de juego terapéutica.

Para la horas de juego, se requiere una sala de juegos y materiales específicos, Efron et al. (2009) dentro de sus materiales proponene los siguientes:

 Papel Bond, colores, crayolas, plumones, tijeras de punta redonda, pegamento, y lápices.
 Trozos de tela.
 Animales salvajes y domésticos.
 Familia de muñequitos, en diferentes presentaciones —pueden ser de tela,
plásticos, de madera, guiñoles, marionetas—.
 Bebés. Carros, canastas o aviones pequeños que sirvan al menor como
continentes.
 Paredes lavables y un espacio suficientente grande para la movilidad del niño
durante el juego, una mesa de trabajo y sillas. Agrego, según mi experiencia, los siguientes materiales:
 Dinero de juguete, monedas, cajas registradoras.
 Juegos de mesa, rompecabezas.
 Acuarelas
 Bloques para armar, plásticos o de madera, de fácil manejo para el menor.
 Juguetes de peluche.
 Un cajón de arena y palas.
 Juguetes electrónicos como tablets o videjuegos3.
 Juguetes bélicos como lo son soldaditos de plástico, carritos militares, tanques
de guerra, pistolas y espadas, considerando que no sean peligrosas al momento
de su uso.
 Juguetes médicos, como estetoscopios de juguete o micoscopios que permitan
al menor expresar sus fantasías de cura.
 Agua y cubetas pequeñas.
 Cartón, en pliegos o en cajas.
Desde el proceso diagnóstico, el psicólogo debe considerar explicar al menor, en forma breve y clara los roles que cada quien tiene, las limitaciones del espacio y tiempo, el material a utilizar y la forma de su uso, y el motivo por el que es llevado con él.

Educar nuestras emociones empieza en casa.

La salud mental, que tantas veces se menciona ser tan importante como la salud física, es no solo cuestión de ir al psicólogo o psiquiatra, es una cuestión de educación familiar. Es importante aprender dentro de la familia a hablar sobre este tema, educar sobre las emociones, sobre lo natural que es sentir enojo, alegría, envidia, rabia… emociones que despiertan sentimientos de venganza, de competencia… y que alimentan nuestras motivaciones, ilusiones, sueños y planes a futuro.

Es por ello que dentro de la familia es donde aquella trillada pregunta, que se piensa se hace siempre en terapia, debe existir: ¿y qué te hace sentir ? Muchas veces el error en el cuidado de la salud mental reside en deducir lo que el otro siente, “está enojado porque tiene tarea”, “está celoso porque nació su hermanito”, “se puso borracho porque extraña a la exnovia”, por empatía podemos deducir lo que el otro siente y varias veces estaríamos en lo cierto, pero, y ¿cuándo no es correcta nuestra interpretación?

Hablar de las emociones resultaría positivo porque se expondría lo que se siente, lo que se piensa y el cómo se entiende el mundo, y a partir de ahí iniciar la conversación entre hijos, padres, esposos o nietos, educándose y educando en el tema de la salud mental.

El discurso que escuchamos varias veces como psicólogos, nos lleva a descubrir que hay pacientes que no saben hablar de sus emociones, que se les adjudicaron sentimientos que en realidad no tenían, personas presionadas por secretos familiares y por una imposibilidad para hablar de lo que sienten, o peor aún de conectar el discurso con la emoción, personas que cuentan historias verdaderamente tristes pero sin lágrima alguna en su rostro, y viceversa, pacientes con momentos muy alegres pero padeciendo y culpándose de poderlos disfrutar. Todo esto en el ambiente familiar en cierta forma se fue normalizando, y es lo que con el tiempo fue afectando la salud mental.

Hablar sobre las emociones dentro de la familia facilitaría cuando alguien acude al psicólogo el hablar de un tema que en familia ya ha sido hablando, convirtiendo así el espacio de la terapia en un espacio que no genere ansiedad ante la situación de exponer lo que nunca se habla en casa. Quizá de ahí venga la broma a esta pregunta: ¿y cómo le hace sentir eso?, convirtiéndola así en una tontería de pregunta y no en un cuestionamiento sobre el por qué nadie me lo había preguntado en casa.

La comparación no es del todo exacta, pero es similar a cuando preguntamos por cuestiones físicas: ¿por qué te duele la cabeza?, ¿comiste?, ¿en dónde te duele?, ¿desde cuándo?, ¿será que tienes migraña?… y que es menos agresivo que decir solamente: te duele la cabeza porque tuviste mucho trabajo. (Insisto, pudiera ser acertado, pero y ¿cuándo no lo es?).

Empieza por preguntarte cómo te sientes y de igual manera pregunta en familia cómo se sienten. 

Compartan, comparte, no es fácil escuchar emociones pero se puede aprender y así educarnos sobre la salud mental. 

Comidita para el corazón.

Quiero contarles lo que acaba de pasar hace unos minutos.

Personajes: Señora de Oaxaca y Yo

Lugar: Mi consultorio

Entra una señora a la clínica, desde la puerta ofrece pulseras, apenada me pregunta si puede pasar, lo hace casi con miedo.

YO: Pásele señora.

Comienza a mostrarme las pulseras, son de esas tejidas y de chaquira…

Yo: de donde viene?
Sra.: de Oaxaca
Yo: y qué hace hasta acá.
Sra.: buscando donde compren lo que vendo.
Yo: tan lejos?
Sra.: si, es la necesidad

Platicamos de las pulseras, de cómo las hace, me queda claro que ella las hace, es una ARTESANA MEXICANA, y viene hasta la puerta de mi trabajo.

Elijo dos pulseras… Y le pregunto: “y cuánto cuestan?”

Sra.: 25 cada una
Yo: deje voy y traigo el dinero
(regreso) … Y las personas le regatean?
Sra.: sí, dicen que porque no hay dinero. En realidad son de 35 pero ya mejor las dejo a 25 a ver si así no regatean.

(la señora se ve humilde, cansada!, asoleada, aterrada, y carga bultos en sus hombros, es inevitable que se haga un nudo en la garganta)

Yo: tenga (le doy un billete de 50 y uno de 20)
Sra.: me regala estos 20 pesos?? (sorprendida y claramente sonriente)
Yo: No, no se los regalo,es lo que vale su trabajo, 35 y 35 son 70. No deje que los demás le den valor a su trabajo.
Sra.: dios se lo pague con mas, mucho mucho mas, gracias, muchas gracias. Va a ver luego que le va a dar Dios mas! La gente no es como usted señor. (único momento incómodo de la plática, que la señora me dijera señor)

(
SI EL GOBIERNO NO VA A VER POR SU PUEBLO, A NOSOTROS NOS TOCA VER POR NUESTRO PUEBLO. Ese es el motivo por el que a mis alumnos les enseño todo lo que puedo. A mis colegas les ayudo y prepararse para que den talleres. A mis pacientes no les digo cómo o qué hacer, que ellos lo hagan y aprendan a cuidarse solos. Si el gobierno no va a ver por los pobres nos toca a nosotros ver por ellos.
)

Sra.: … ” de veras”, ojalá valoren mi trabajo los demás.
YO: valorelo usted y ya no lo ande malbaratando.
Sra.: (sonríe) y luego yo tan lejos…
Yo: extraña Oaxaca?
Sra.: si (guarda sus cosas y se va…

Pd. Mely, hoy estrenas pulsera 🙂